Inicio Diputación de Málaga LA MIGRACIÓN OTOÑAL DE LOS BUITRES LEONADOS

LA MIGRACIÓN OTOÑAL DE LOS BUITRES LEONADOS

0

El buitre leonado (Gyps fulvus) no es una especie migradora en sentido estricto, ya que los adultos son sedentarios y solo los jóvenes del año llevan a cabo una dispersión postnupcial que los aleja miles de km de su nido. La migración postnupcial, dispersión juvenil, vagabundeo… que todos estos nombres llegó a recibir por los ornitólogos e investigadores, es señalada como migración a mediados del pasado siglo, siendo el profesor Francisco Bernis el primero en reseñar estos movimientos masivos de cruce del Estrecho de Gibraltar. Ello podría deberse en parte a que las fechas en que los jóvenes buitres del año – se calcula que más del 90% de los juveniles – emprenden la migración son muy tardías, alejadas de todas las demás planeadoras migrantes que hace meses que se marcharon. El grueso del paso se extiende básicamente desde mediados de octubre a mediados de noviembre con importantes goteos continuados tanto desde finales de septiembre como hasta mediados de diciembre.

Fechas similares serían las empleadas por los buitres negros (Aegypius monachus), especie de la que debido a su escasez hasta hace bien poco, apenas se tenían observaciones que permitieran plantear una migración y tan solo muy recientemente comienzan a obtenerse datos de cruce del Estrecho e invernada en el Sahel que no encajan con una mera dispersión.

Un viaje peligroso

El proceso migratorio de estas aves que conlleva en una de sus etapas el cruce de un brazo de mar con la consiguiente ausencia de térmicas y vientos de ladera, es una durísima prueba no exenta de riesgo vital. Si a ello le unimos que la clase de edad joven del año desconoce lógicamente tanto los vientos dominantes como el territorio que atraviesa al sobrevolarlo por vez primera y que el acceso a la alimentación es aleatorio ya que no son rapaces cazadoras y dependen del hallazgo ocasional y del prohibido abandono de una carroña, nos estaremos aproximando a una percepción del reto de la migración para los leonados y restantes grandes rapaces necrófagas que durante el trayecto va dejando un rosario de ejemplares agotados y hambrientos incapaces de proseguir.

READ  LA DIPUTACIÓN APRUEBA EL SEGUNDO PROYECTO PARA REDUCIR EL 50% DEL CONSUMO ELÉCTRICO EN SU SEDE CON 1.600 PANELES FOTOVOLTAICOS

El cruce del Estrecho de Gibraltar de unos 13 km les supone alrededor de los 20 mn de vuelo batido para el que no están preparados y en unas condiciones físicas que casi nunca son las idóneas con pesos por debajo de los adecuados,  donde el perder altura significa caer al mar. Su estrategia de paso conlleva a veces largos aguardos en el entorno del Estrecho  a la espera de que deje de soplar el temido Levante que les arrastraría hacia el mar abierto, hacia el Atlántico. Esperan condiciones meteorológicas concretas sobre todo vientos no fuertes de poniente y ausencia de precipitación y humedad que permitan una visualización clara de la otra orilla del continente vecino donde poder aterrizar, para ello ascienden a cotas altas elevándose al tiempo que inician intentos que muchas veces abortan regresando a tierra.

Finalmente uno de ellos pone pico al viento y sientes que se ha decidido, otros le siguen y se van internando en el mar. Desde tierra, petrificada sin atreverte a mover notas un  vacío donde antes estaba el estómago y que el corazón se te encoge por su marcha. Sin duda un durísimo cruce para los que parten y los que nos quedamos.

READ  LA DIPUTACIÓN DE MÁLAGA BUSCA LOS MEJORES PLANES PARA JÓVENES EN LOS MUNICIPIOS DE LA PROVINCIA

Invernada en el África occidental

Sus cuarteles de invernada se repartirían por Senegal y Gambia a más de 3.000 km contando desde el Estrecho de Gibraltar, aparte los otros 1000 km que hayan recorrido procedente de sus colonias norteñas. Permanecerán allí hasta la primavera siguiente y en ocasiones hasta los dos años. Al regreso ya no queda nada de aquel carácter confiado de crío hambriento y perdido, ni tampoco de aquella agresividad exacerbada a la hora de pelear por la comida fruto de la inanición. Aunque agotados, ya apenas se dejan acercar, y lo cierto es disponemos de más datos recogidos ahogados que vivos, ya no piden ayuda.

La vuelta a casa, con un invitado de excepción

La migración prenupcial de vuelta de los países del Sahel, se produce entre los meses de marzo y mayo acompañados en ocasiones de otra especie, el buitre moteado (Gyps rueppelli) que hasta 1980 también era considerado una especie no migratoria. Ello pese a ser la que ostenta el record de altura de vuelo.  Suroeste de Mauritania, Senegal   hasta donde llegan los jóvenes de leonado, Gambia, Guinea, Etiopía y Tanzania son susceptibles de albergar poblaciones de esta especie en Peligro crítico según la Lista Roja de la IUCN. Un ejemplar joven fué recogido el 29/08/2005 en Benalmádena presumiblemente procedente del cruce reciente.

Lugares recomendados para la observación

Entre los múltiples enclaves para observar la migración de buitres en la provincia podemos destacar los siguientes: 

· El Corredor del Guadalhorce que funciona como embudo de los flujos que atraviesan bien por el Puerto de Málaga entre Ardales y Carratraca, bien utilizando las térmicas y vientos de ladera de las sierras del valle de Abdalajís.

READ  LA SEGUNDA JORNADA DE LA FERIA SABOR A MÁLAGA EN TORREMOLINOS SE CENTRA EN LA COMUNIDAD EXTRANJERA

· Paraje Natural de Sierra Crestellina, Observatorio de Aves de Sierra Crestellina.

· Sierra de la Utrera entre Manilva y Casares

· Hacho de Pizarra

· Sierra Llana en Cártama.

La Franja Costera es un itinerario seguido por los buitres procedentes del este de la provincia que migran sorteando el complejo Tejeda – Almijara y tras rebasar la cordillera de la Alta Cadena desembocando en el Valle del Vélez. Este recorrido es el seguido mayoritariamente por el buitre negro que acaba en la franja costera internándose en demasiadas ocasiones en el mar con resultados de una alta siniestralidad en la especie. Este itinerario se va incrementando con las aportaciones del interior y en concreto en el puente de primeros de noviembre con buen tiempo, arroja nutridas concentraciones y observaciones seguras. En situaciones de mal tiempo, los bandos de leonado se sedimentan en lugares estratégicos o a ser posible buitreras o posaderos próximos a muladares.

La provincia de Málaga cuenta con tres puntos de acceso a la alimentación de las aves necrófagas establecidos por la Consejería de Sostenibilidad, Medio Ambiente y Economía Azul a través de su Empresa Pública AMAYA. Estos comederos en funcionamiento ininterrumpidos desde hace más de 40 años, atienden no solo a la población sedentaria y nidificante de necrófagas con distinto grado de protección, sino también a la migradora e invernante. A la potente sedimentación invernal de jóvenes leonados y negros, éstos últimos entusiastas y tempranos usuarios de los comederos, que no han acometido el cruce del Estrecho y año tras año se disponen a pasar en la provincia el invierno y hasta bien entrada la primavera.

Consuelo Atencia Páez


- Te recomendamos -
Artículo anteriorEl tiempo para hoy en Marbella, 29 de septiembre de 2023
Artículo siguienteEL AUDITORIO EDGAR NEVILLE DE LA DIPUTACIÓN ACOGE EL TERCER ENCUENTRO DEL FORO DE ALTA GASTRONOMÍA DIEGO AND FRIENDS