Inicio Actualidad TRAS LA PANDEMIA, EL USO DE PANTALLAS POR PARTE DE LOS MENORES...

TRAS LA PANDEMIA, EL USO DE PANTALLAS POR PARTE DE LOS MENORES SE HA INCREMENTADO MÁS DE UN 50%

0

Cada 29 de agosto se celebra el Día Mundial del Videojuego o Día del Gamer, una celebración que surgió en 2008 por parte de las principales revistas especializadas en videojuegos del mercado.

Los videojuegos ya forman parte de una cultura global donde tanto niños como adultos, tienen un lugar para desarrollar sus habilidades con este tipo de actividad lúdica.  Además, las nuevas tecnologías han transformado el sector con la incorporación de los dispositivos móviles y las conexiones a la red, donde los jugadores pueden interactuar con personas de todas partes del mundo y compartir el juego en tiempo real.

Al ser una herramienta de entretenimiento asequible para muchas familias, muchos niños y niñas de nuestra provincia conviven cada día con los videojuegos, y por ello, es de vital importancia que los padres y madres puedan controlar el tiempo de exposición de sus hijos e hijas, así como de posibles riesgos debido a algunos factores mencionados anteriormente como: la facilidad de acceso a los videojuegos, la posibilidad de interacción online con jugadores desconocidos y la facilidad de generar una adicción a este tipo de entretenimiento.

Los videojuegos también pueden tener efectos positivos, potenciando la adquisición de habilidades manuales y la coordinación visual, estimulando la memoria y la capacidad para retener conceptos numéricos e identificación de colores, facilitando el contacto del niño y la niña con el entorno informático.

Como ocurre con muchas actividades, el uso de los videojuegos puede ser beneficioso o perjudicial dependiendo de cómo los empleemos. En este sentido, desde la Escuela Provincial de Familias, queremos compartir con los padres y madres de nuestra provincia, algunas recomendaciones para un uso responsable de esta herramienta lúdica.

Recomendaciones

1. Controlar el tiempo dedicado a su uso con la ayuda de estímulos.

Es importante limitar su uso, determinando un horario (sobre todo durante las vacaciones). Estableciendo un límite como algunos expertos recomiendan, de no excederse en más de tres a cuatro horas a la semana a la práctica de esta actividad.
Igualmente puede ser un refuerzo positivo para otras actividades u objetivos educativos. Marcando como `premio´ el uso del videojuego tras alcanzar las metas u obligaciones acordadas.

2. Vigilar el contenido de los videojuegos.

Debemos asegurarnos a la hora de adquirirlos de que sean los adecuados para la edad del niño o niña. También es recomendable dedicar un tiempo para jugar, observar y compartir con nuestros hijos e hijas los primeros días de uso del juego, para asegurarnos que el contenido, es el correcto.

3. Potenciar la vida familiar.

El abuso de los videojuegos puede ser consecuencia de la ausencia de un adecuado clima de vida familiar. Para evitar que los niños y niñas los utilicen como sustitutos a algún vacío familiar, es vital que los padres y madres mantengan un equilibrio entre las actividades en familia y el tiempo que ellos y ellas dedican a jugar. Compaginando actividades fuera de casa y recordando que los videojuegos no son una niñera ni una herramienta educativa para nuestros hijos e hijas.

4. Detectar situaciones de alto riesgo.

Los padres y madres deberán estar alerta cuando el niño o adolescente presente un comportamiento no adaptado a un uso correcto de los videojuegos. Entre las posibles anomalías que podemos observar pueden estar las siguientes:

• Uso compulsivo de la videoconsola, como por ejemplo, encenderla nada más levantarse, aprovechar cualquier tiempo libre por pequeño que sea para usarla o acudir a ella de forma precipitada cuando acaban otras tareas.

• Aparición de cambios en el comportamiento (impulsividad, violencia) y en el rendimiento escolar.

• Desarrollo de un individualismo exagerado.

• Abandono de otras actividades o aficiones como el deporte, la lectura o las salidas con los amigos.

• Realización de pequeños hurtos y la consecuente negación del problema cuando se le interroga.

Llegados a este punto, y ante la presencia de datos que nos puedan indicar la existencia de un problema serio en relación con los videojuegos, será conveniente recurrir al consejo que nos puedan dar profesores, orientadores o especialistas en la materia.

En este sentido desde la Escuela Provincial de Familias, queremos compartir el `programa de apoyo a madres y padres de adolescentes´ que la Junta de Andalucía y la consejería de salud y consumo han puesto en marcha. Con una amplia guía descargable que trata muchos de los temas fundamentales para aprender sobre esta complicada etapa del desarrollo de los jóvenes y ayudar a los padres y madres a gestionar el desarrollo familiar.

El programa de apoyo a madres y padres de adolescentes está disponible en la pestaña de `recursos´ de nuestra página en el siguiente enlace:

Ver más


- Te recomendamos -

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor escriba su comentario!
Por favor escriba su nombre aquí