Inicio Diputación de Málaga EL AYUNTAMIENTO DE ALHAURÍN DE LA TORRE CONTRA EL CAMBIO CLIMÁTICO

EL AYUNTAMIENTO DE ALHAURÍN DE LA TORRE CONTRA EL CAMBIO CLIMÁTICO

31
0

Alhaurín de la Torre enfrenta el cambio climático con materiales reciclables y la participación ciudadana con una propuesta muy original. La iniciativa puesta en marcha por el Ayuntamiento de la localidad malagueña es un ejemplo de cómo la buena voluntad consigue involucrar a los ciudadanos en busca de un objetivo común.

Esta práctica que hoy os vamos a contar le valió al Ayuntamiento un reconocimiento a su labor contra el cambio climático. Fue en la III Edición de los Premios Málaga Viva, el pasado año 2020. El galardón fue obtenido en la modalidad Clima, y es que como veréis, reducir las altas temperaturas la misión del pueblo.
Alhaurín de la Torre, situado en el Valle del Guadalhorce, concretamente entre la Sierra de Mijas y la Hoya de Málaga, es un pueblo que destaca por sus numerosas zonas verdes. Estas, mejoran el bienestar social, y más allá de eso, suponen también un beneficio para la salud física y mental de sus ciudadanos.

La totalidad de zonas verdes del municipio, multiplica por quince el ratio que exige la ley, llegando a contabilizar 77,73 metros cuadrados por cada habitante. La Ley de Ordenación Urbanística de Andalucía fija un mínimo de entre 5 y 10 metros cuadrados. Este hecho, hace que sea conocido como “Jardín del Guadalhorce”.

Explicado el contexto del pueblo, también desacaremos que desde 2003, se imparten anualmente dos programas de Educación Ambiental en colegios e institutos. Queremos decir con ello, que su compromiso con el Medio Ambiente va más allá de la iniciativa por la que logró el merecido Galardón en los Premios Málaga Viva.

Alhaurín de la Torre contra las temperaturas del cambio climático

Alhaurín de la Torre sufre el aumento de las temperaturas por el cambio climático igual que muchos otros municipios de la provincia. Pero más allá de lamentarse, han querido pasar a la acción, siendo un ejemplo de participación ciudadana y sostenibilidad. Y es que su propuesta es fácilmente exportable a otros lugares. Y lo mejor: funciona.

Además de combatir el calor, el otro hecho destacable en la iniciativa alhaurina es el reciclaje. Como antecedente, el pasado año 2017 fue el único municipio malagueño que superó el reto de “Reciclaplus”, promovido por Ecoembes, incrementando en un 10% el reciclaje de envases. Además, también ha sido premiado por FAEL por su gestión de residuos electrónicos.

La propuesa del proyecto que os vamos a presentar partió de la idea de sustituir nuevos materiales y no reutilizables (plástico más concretamente) por materias reutilizadas y reutilizables. El objetivo era disminuir la producción de residuos en la instalación de grandes toldos de sombreo en la ciudad.

Desde hace años se venían instalando lonas de plástico en zonas peatonales para proporcionar sombras a los transeúntes y mitigar las altas temperaturas. Esta iniciativa del ayuntamiento se llevaba a cabo en grandes eventos como la Feria de San Juan, Mercadillos, Verbenas, etc. Pero el plástico es muy dañino con el medio ambiente, y se ha sustituido.

En la calle principal del pueblo se coloca desde hace 3 años un colorido toldo artesanal de croché de 500 metros cuadrados. Se ha realizado íntegramente con materiales reutilizados, y además, se han realizado diferentes diseños: uno de bienvenida al pueblo, otro dedicado a las cuatro estaciones, otro con la bandera LGTBIQ…

Pero tenemos más que contaros sobre esta iniciativa.

Alhaurín de la Torre recicla para enfrentar el cambio climático

El cambio climático preocupa a Alhaurín de la Torre, como a todos los municipios de nuestra provincia. No tendría sentido mitigar las altas temperaturas generando nuevos residuos que además no fueran respetuosos con la naturaleza. Por ese motivo, los materiales empleados han sido reutilizados.

Todos los participantes del taller recolectaron retales y restos de lana y ovillos de sus propios domicilios. Además, se ha dado un ejemplo a los más jóvenes cambiando el concepto de decoración para usar y tirar. Y es que en los grandes eventos se generan una gran cantidad de residuos que son totalmente innecesarios.
Los toldos de plástico tenían un uso anual, ya que sufrían un gran deterioro por la exposición prolongada al sol, no pudiendo ser reutilizados. Sin embargo, estas piezas de croché proporcionan sombra y reducen la temperatura y se pueden volver a utilizar año tras año. Y por supuesto, se ha aprovechado para darle un toque de color muy vivo y que sirva como decoración.

Como valor añadido, son muchos los comercios, bares y cafeterías que se han visto beneficiados por este gran toldo, ya que la afluencia de personas es mucho mayor. Este proyecto es un ejemplo de economía circular, en la que los residuos se convierten en recursos, y se reduce la contaminación.

El primer año se cubrieron 100 metros cuadrados de calle. El segundo año llegaron a los 500 metros cuadrados. Y es que esta iniciativa no se detiene. Sigue creciendo año tras año para mejorar la temperatura en las principales calles de la ciudad. Y todo ello con un nulo impacto medioambiental.

¿Qué pueden hacer las ciudades contra el calentamiento global?

La acción de Alhaurín de la Torre contra el cambio climático es sólo un ejemplo. Hay muchas acciones que se pueden llevar a cabo desde los gobiernos municipales. Si todos nos unimos a esta lucha, cada pequeña acción sumará y será un motor para generar el cambio hacia un modelo sostenible.

En algunos lugares del mundo se apuesta por aplicar en las calles un nuevo revestimiento conocido como CoolSeal. Esta simple acción puede disminuir la temperatura media hasta en 10ºF. La consecuencia no es solamente la bajada de temperatura, sino que además implica utilizar menos el aire acondicionado, y por lo tanto, se ahorra energía.

Los llamados tejados verdes son otra gran alternativa para combatir el calentamiento global. Llenar de plantas las azoteas de los edificios también ha demostrado ser muy eficaz para reducir las temperaturas. No podemos olvidar que los árboles atrapan el dióxido de carbono y el calor, siendo grandes productores de oxígeno.

Tampoco podemos obviar otras posibilidades un poco más complicadas como limitar el uso del transporte privado y fomentar la utilización del transporte público y sostenible. Esta opción requiere una inversión mucho mayor, pero es igualmente eficaz y necesaria. En algunas ciudades del mundo está demostrando ser muy eficaz.

Lo que está claro es que con la voluntad de cambiar y de enfrentar el desafío que nos plantea el cambio climático, habremos dado un importante primer paso.

Hay mucho que podemos hacer desde nuestros hogares y desde nuestras ciudades. ¡El momento es ya!

Artículo anteriorLA DIPUTACIÓN DESTINA 1,2 MILLONES DE EUROS A CASABERMEJA DURANTE 2020 Y 2021
Artículo siguienteLA DIPUTACIÓN INVIERTE 1,5 MILLONES DE EUROS EN COÍN EN LOS DOS ÚLTIMOS AÑOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor escriba su comentario!
Por favor escriba su nombre aquí